Cómo cuidar un bonsái

Cuidar un bonsái está al alcance de cualquier persona que sienta admiración por la naturaleza, que sepa apreciar la satisfacción de dar forma a un árbol recreando paisajes, montañas y bosques.

Contenidos

Qué es un Bonsái

Si traducimos literalmente del japonés la palabra bonsái, significa “árbol que crece en una bandeja”. Pero un árbol no crece por si solo en una maceta pequeña. Los diferentes cuidados que recibe: el riego, el abonado frecuente, los trasplantes y la poda, entre otros, permiten al bonsái «expresar en su totalidad la grandiosidad de los árboles que viven en la naturaleza”.

Dónde hay que poner los bonsái

Cómo cuidar un bonsái - Dónde hay que poner los bonsái en casa

Los bonsái aunque sean pequeños, son «tan árboles como sus hermanos mayores”. Si entendemos bien esto, no nos será difícil de comprender dónde los hemos de situar. Los bonsái, han de vivir donde reciban el sol y el aire, donde puedan recibir con alegría la lluvia y sobre todo, donde les llegue bien la humedad de la noche. Una terraza, balcón, jardín o simplemente una ventana, será el lugar idóneo para colocar nuestro bonsái. Naturalmente que las altas temperaturas y el sol fuerte del verano o las heladas de invierno les pueden afectar. Cuando lleguen estas temperaturas extremas, los bonsái agradecerán que los resguardemos. Pero tan pronto como el momento de peligro haya pasado, volveremos a colocar los árboles en su sitio donde viven con comodidad.

Cómo proteger los bonsái del calor del verano

Los árboles extraen el agua de la tierra a través de las raíces y la conducen por el tronco y las ramas hasta las hojas. Las hojas evaporan una gran cantidad de agua. Si el tiempo es seco y caluroso las hojas evaporan aún más agua, de manera parecida a la ropa tendida, que se seca mucho más rápido durante los días soleados y ventosos. Aunque no dejemos de regarlos, si el calor es extremadamente fuerte, puede que las hojas lleguen a evaporar más agua de la que les llega a través de las raíces. Si esto llega a suceder, podemos tener quemaduras en las puntas de las hojas, sobre todo en los árboles de hojas grandes y tiernas. Para impedir que esto suceda, pondremos los bonsái a resguardo del viento y del sol, simplemente dejándolos a la semisombra de un árbol o planta más grande.

Cómo proteger los bonsái de las heladas

Cuando llega el invierno las temperaturas bajan. Los bonsái disminuyen su actividad y se preparan para soportar el frío. Si las temperaturas no son extremadamente bajas, aunque por la noche llegue a helar, la mayor parte de nuestros árboles no necesitan ninguna protección especial. Esto no vale para los bonsái de especies tropicales, llamados de interior, que aunque no llegue a helar no soportan las bajas temperaturas. Estos árboles de origen tropical, hay que protegerlos del frío, situándolos donde no lleguen las heladas, en un invernadero o metiéndolos dentro de casa.

Cómo situar los bonsái dentro de casa

No hay plantas de interior sino condiciones de interior que permiten el cultivo de las plantas. Los bonsái no son una excepción a la citada regla. Como hemos visto, siempre que sea posible, los bonsái deben situarse adecuadamente en el exterior. Esto no impide que puedan vivir, incluso durante largas temporadas en el interior de las casas. Sin embargo, dentro de casa no suele haber las condiciones adecuadas para el desarrollo de un árbol, falta luz y humedad, lo que limita la vida de los bonsái.

La adaptación de un bonsái al interior de una vivienda, va a depender de que el emplazamiento reúna las siguientes condiciones de luz y humedad:

Luz: el lugar ideal para situar un bonsái en casa es siempre muy cerca de una ventana amplia y bien iluminada (sin cortinas). La distancia máxima a la ventana será de un metro y medio aproximadamente.

Humedad: el ambiente de las casas es en general demasiado seco para el buen desarrollo de los árboles. El mejor sitio para tener los bonsái dentro de casa será una habitación fresca, y los situaremos lejos de los aparatos de calefacción, chimeneas y electrodomésticos que desprendan calor como el televisor.

Qúe especies de bonsái se adaptan mejor al interior

En general los bonsái de especies tropicales (Ficus, Sageretia, Serisa, Carmona,etc.) resisten mejor las condiciones de interior. En el otro extremo, las coníferas y los árboles de hoja caduca (pinos, juníperos, hayas, etc.) resisten mal o no resisten las condiciones de interior.

Cómo se riegan los bonsái

Cómo cuidar un bonsái - Cómo se riegan los bonsái

Por qué hay que regar un bonsái

La simple razón por la que hay que regar los bonsái, es porque las plantas sin agua se mueren. Las plantas que viven en el campo, llegan con las raíces hasta el agua almacenada en la profundidad del suelo. Las plantas que viven en una maceta no encuentran más agua que la que hay en la maceta, por esto, todas las plantas que viven en maceta y por supuesto los bonsái, precisan de un riego más o menos frecuente.

Con qué frecuencia hay que regar un bonsái

La única regla que hay para regar es la siguiente: Hay que regar sólo cuando le hace falta agua al bonsái. Si regamos continuamente un bonsái, llega a ahogarse. Es como si nos hicieran beber sin sed. Cuando la superficie de la tierra de la maceta empieza a secarse, es cuando hay que volver a regar. Veremos que la tierra coge una tonalidad más pálida, pero el bonsái aún no presenta ningún signo de marchitarse. También, tocando con los dedos la superficie, la encontraremos seca. Ese es el momento ideal para volver a regar un bonsái. Como la planta se seca más en verano que en invierno, más si está al sol que a la sombra, se seca más si le da el viento, etc., no podemos saber con exactitud cada cuanto necesitará agua, porque no sabemos de antemano, el ambiente en el que su dueño va a colocar el bonsái. No podemos por tanto, recomendar nunca «riéguelo cada día” o “riéguelo una vez a la semana”. El consejo adecuado es: «Aprenda a regar sólo cada vez que el árbol lo precise”, que es cuando la tierra de la maceta comienza ligeramente a secarse por encima.

Cómo se riega un bonsái

Cuando veamos que la planta necesita agua hay que regar a fondo, lo que quiere decir “regar hasta que toda la tierra esté completamente empapada”. Para conseguir esto, se precisa una regadera con una rosa de agujeros muy finos, para que el agua salga con suavidad.

Cómo se riega un bonsái

Los bonsái se riegan por encima una primera vez, para que la humedad abra los poros de la tierra Al cabo de unos minutos se vuelven a regar a fondo, hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje. La bandeja que acompaña a los bonsáis de interior sirve para que el agua sobrante no goteé encima de los muebles. Después del riego esta bandeja no ha de quedar llena de agua. El nivel no debe llegar a tocar los agujeros de la maceta. Un bonsái siempre mojado pudre sus raíces.

Hay bonsáis, en cambio que, porque llevan una tierra muy pastosa, no se pueden regar bien por este sistema ya que el agua resbala por los lados de la maceta y no penetra bien. Son los bonsái que provienen de China: Carmona, Sageretia, Ulmus, etc.

Riego de un bonsái por inmersión

Para que la tierra de estos bonsái se empape bien podemos ponerlos en la bandeja de plástico que acompaña a los bonsái de interior, y dejarlos unos diez minutos aproximadamente. También hay que regar de esta manera los bonsái que por descuido se han quedado secos y no se empapan bien. Nunca hay que regar con un pulverizador de los que se utiliza para quitar el polvo y dar humedad a las plantas: NO SIRVEN PARA REGAR. Sólo humedecen la superficie de la maceta y el agua no llega a las raíces. Resumiendo: Hay que regar con una regadera apropiada o hacerlo por inmersión.

Con qué agua hay que regar un bonsái

La mejor agua de riego es la de la lluvia o la de manantial, es decir la que lleve poca cal disuelta y pocas sales. El agua corriente de las ciudades suele llevar cloro para desinfectarla, el cual es perjudicial para los árboles. El cloro se evapora si se deja reposar el agua en un recipiente abierto. En cambio la cal se queda en el agua y no se elimina. Si el agua no es muy calcárea, puede utilizarse el agua de la red reposada con toda confianza. Si regamos con un agua con cal, habrá que trasplantar más a menudo los bonsái y habremos de procurar no mojar mucho las hojas con el riego, ya que se ensucian con la cal.

Qué es la pulverización de un bonsái

Pulverizar es rociar las hojas de los bonsái con agua dispersada a presión en forma de una lluvia fina.

¿Hay que pulverizar un bonsái?

Pulverizado de un bonsai

Los árboles que viven en el campo reciben a menudo el rocío de la mañana, lo que es una fuente de vital importante para las plantas, que absorben esta agua a través de las hojas. En los valles agrestes de las montañas, las cantidades de agua recogidas por el rocío llegan a superar las de agua recibida por la lluvia, lo que nos da idea de la importancia que para estas plantas tiene el rocío. Los bonsái que viven en las ciudades, y ya no digamos los que pasan largas temporadas en el interior de las casas, no reciben casi nunca este rocío. Los bonsái que viven en las casas, no reciben tampoco el agua de lluvia y las hojas se van llenando de polvo. Es importante pues, para limpiar las hojas de polvo y para vitalizar los árboles que viven en ambientes secos, rociar de vez en cuando las hojas.

Cuándo hay que pulverizar un bonsái

Si lo que queremos es solamente limpiar las hojas, con una vez a la semana que pulvericemos las plantas, generalmente es suficiente. Si lo que pretendemos es revitalizar un bonsái fatigado, será preciso pulverizar las hojas cada día. La mejor hora para la pulverización es a la caída del sol. Hay que evitar rociar los bonsái a pleno sol, al mediodía, por los efectos dañinos que se pueden producir.

Cómo hay que pulverizar un bonsái

Hay que rociar las plantas con un pulverizador o con una manguera que tenga una rosa que permita lanzar el agua como una lluvia muy fina. Hay que rociar de arriba hacia abajo y de abajo arriba, para que llegue el agua a todas las hojas del árbol.

Con qué agua hay que pulverizar un bonsái

El agua de lluvia y la de rocío son aguas limpias, que no llevan cal disuelta ni tampoco otras sales. Cuanto más pura sea el agua con la que rociamos, mejor será. La mejor agua para rociar será pues la de lluvia o la de manantial que lleve pocas sales disueltas. Si rociamos con agua que lleva mucha cal, en vez de revitalizar las plantas, lo que haremos será tapar con cal los poros y quedarán manchas blancas encima de las hojas. Las plantas que tienen hojas duras y brillantes serán las que se mancharán más (Ficus, olivos, naranjos,…) Para este tipo de bonsái si no se dispone de un agua mejor, será conveniente remojar solamente una vez a la semana las hojas para quitarles el polvo.

Cómo mantener los bonsái bien regados cuando nos ausentamos de casa

El riego frecuente de los bonsái puede llegar a ser un problema si hemos de ausentarnos de nuestro domicilio habitual. Si tenemos una gran cantidad de bonsáis, existen en el mercado numerosos programadores de riego que regulan la frecuencia y la duración del mismo en nuestra ausencia. Si sólo poseemos pocos bonsáis, resultará más económica la compra de un hidrobonsai de riego. Éste se sitúa debajo de la maceta, y va dosificando el agua al árbol a través de una mecha.

Cómo se abonan los bonsái

Por qué hay que abonar los bonsái

Todos comemos cada día. El alimento es imprescindible para la vida. Las plantas se alimentan de las sales nutritivas que extraen del suelo. Los bonsái, como viven en macetas pequeñas, pueden llegar a consumir todos los nutrientes que hay en la tierra. Hemos de ir reponiendo mediante el abonado los elementos que consume la planta.

Cuándo hay que abonar los bonsái

Hay que abonar sobre todo en los momentos de fuerte crecimiento de la planta, es decir en primavera y a finales de verano. Para evitar crecimientos desmesurados, a diferencia de otros cultivos, es mejor abonar los bonsái más en otoño (final de verano) que durante la primavera.

Cómo hay que abonar los bonsái

Hay que abonar la planta sin sobresaltos. Es mucho mejor abonar en pequeñas cantidades pero frecuentemente, que hacerlo en exceso y de tarde en tarde. No hay que esperar, que el árbol llegue a verse débil y amarillento para volver a abonar.

Cuáles son los mejores abonos para bonsái

Hay dos tipos diferentes de abono para los bonsái: los abonos líquidos y los sólidos.

Abono líquido para bonsái

El abono líquido se disuelve en el agua de riego, o se aplica con el agua de vaporización por encima de las hojas.
Ventajas del abono líquido: Es rápido y limpio, no produce olores desagradables y es fácil de aplicar.
Precauciones en el uso del abono líquido: NO SOBREPASAR NUNCA LAS DOSIS INDICADAS.

Abono líquido para cuidar un bonsái

Abono sólido para bonsái

El abono sólido se dispone encima de la tierra de la maceta, de manera uniforme, evitando que esté en contacto directo con el tronco de los árboles.
Ventajas del abono sólido: es de larga duración, no quema las plantas y mejora mucho la tierra de los bonsái.

Cómo cuidar un bonsái - Cómo se abonan los bonsái

Cuándo no hay que abonar un bonsái

No abonaremos en invierno, ni durante los períodos de calor extremo del verano. Al igual que nosotros, que cuando enfermamos vamos al médico, y no pretendemos curarnos a base de comer más, no hay que pretender recuperar a los bonsái enfermos a base de abonarlos. Primero hay que ver cuál es la causa de la enfermedad y aplicarle el tratamiento adecuado. El abonado lo pospondremos para cuando la planta empiece a reponerse. Por el mismo motivo no abonaremos tampoco los bonsái recién trasplantados o los que se han secado por descuido.

Cómo dar forma a los bonsái

Hay técnicas tres principales para mejorar la forma de los bonsái: La poda, el pinzado y el alambrado.

La poda de los bonsái

La poda de un bonsái

Podar es dirigir la formación de un árbol. Con la poda eliminaremos las ramas defectuosas (las que se cruzan) o innecesarias (las que salen en una zona no deseada del tronco). La mejor época para podar es generalmente hacia final de invierno, cuando los árboles están en reposo y no sale tanta savia por las heridas de la poda. Para podar utilizaremos herramientas adecuadas de corte cóncavo, que efectúan cortes limpios y de fácil cicatrización. Cuando las heridas de la poda son de gran tamaño, será conveniente cubrirlas con pasta selladora para asegurar su perfecta cicatrización.

El pinzado de los bonsái

Llamamos pinzado al recorte de las ramas finas de los bonsái. A diferencia de la poda, el pinzado se efectúa también durante la época de crecimiento de los árboles. Con el pinzado conseguiremos aumentar la densidad del follaje de los bonsái, y disminuir el tamaño de sus hojas. Como los árboles tienen diferentes modos de crecimiento, no pinzaremos todos los árboles por igual.

Cómo pinzar los bonsái de hoja perenne ancha

Aplicaremos esta técnica a los bonsái que que no pierden las hojas en otoño como el Ficus, el olivo, la Sageretia, la Serissa, la Carmona,el naranjo, el Boj, etc.

Cómo pinzar los bonsái de hoja perenne ancha

Cómo pinzar las coníferas bonsái de hojas escamosas

En Juníperos como las Sabinas o los Enebros.

Cómo pinzar las coníferas bonsái de hojas escamosas

Cómo pinzar los bonsái de hoja caduca de un solo crecimiento anual

Aplicaremos a árboles que pierden las hojas en otoño, y que hacen una sola brotación fuerte en primavera, como el Acer palmatum,la haya, etc.

Cómo pinzar los bonsái de hoja caduca de un solo crecimiento anual

Cómo pinzar los pinos bonsái

Pinus pentaphylla, etc.

Cómo pinzar los pinos bonsái

Cómo pinzar los bonsái de hoja caduca con crecimiento activo durante todo el periodo vegetativo

Técnica a aplicar a bonsáis que pierden las hojas en otoño, pero que no paran de crecer desde la primavera hasta finales de verano, como el olmo,la higuera, el granado, el manzano, la Pyracantha, el Cotoneaster, el Ligustrum, etc.

Cómo pinzar los bonsái de hoja caduca con crecimiento activo durante todo el periodo vegetativo

El alambrado de los bonsái

Utilizamos el alambrado para corregir la inclinación de las ramas. El alambrado nos permite utilizar ramas que de otro modo tendríamos que podar. En cierto modo el alambre sustituye la fuerza del peso de las ramas, en los árboles grandes de la naturaleza.

Enrollaremos el alambre en las ramas y tronco, sin apretarlo demasiado, para que no se marque el alambre en la corteza del árbol. Es conveniente que quede un espacio entre el alambre y la rama por donde pase una hoja de papel. Como las ramas se vuelven más gruesas, debido a su crecimiento, quitaremos el alambre antes de que se «clave» en la corteza.

El alambre que se utiliza actualmente es el alambre de aluminio anodizado, de color cobre viejo. Es un alambre extraordinariamente flexible y resistente. El grosor del alambre depende de la fuerza que ha de efectuar para doblar las ramas, en general los grosores van de los 0,5mm hasta los 5 mm. La regla de oro del alambrado consiste en no dejar señal alguna de su paso en la corteza.

Cómo trasplantar un bonsái

Por qué trasplantar un bonsái

Las raíces de todos los árboles crecen para encontrar el agua y los nutrientes que le son tan necesarios para la vida. Así pues, cuando un árbol crece en una maceta, las raíces van creciendo hasta ocupar la totalidad del espacio limitado. Al mismo tiempo, la tierra se va desgastando y pierde la facultad de proporcionar los nutrientes que el árbol necesita. Al regar, notaremos que el agua penetra cada vez con más dificultad en la tierra envejecida. Si levantamos el árbol de la maceta, veremos que las raíces forman un ovillo espeso y enredado. Este será pues el momento de trasplantar.

En qué época hay que trasplantar un bonsái

El clima favorable para trasplantar, suele ser al final del letargo invernal, justo antes de que el árbol inicie su período de crecimiento.

Cómo trasplantar un bonsái

Lo primero que debemos hacer es tener bien preparada la maceta, herramientas y tierra que vamos a utilizar, para no tener que interrumpir constantemente el trasplante a la busca de la herramienta perdida.

Seguidamente levantaremos el árbol de la maceta, quitaremos la tierra vieja desenredando las raíces ayudados por un kumade(rastrillo pequeño) e incluso el chorro de agua de un grifo o manguera.

Ahora recortaremos aproximadamente un tercio de las raíces.

Volvemos a plantar el árbol con tierra nueva que haremos entrar entre las raíces con la ayuda de un bastoncito, intentando que no queden «bolsas de aire»

Regar bien, hasta que el agua salga limpia por los agujeros del fondo de la maceta.

Cómo trasplantar un bonsái

Qué tierras se deben utilizar para trasplantar un bonsái

Los bonsái viven bien en tierras granuladas como la Akadama (tierra japonesa de color amarillo, especial para bonsái) mezcladas con un drenaje como tierra volcánica o arena de río. La proporción varía según las especies, pero en principio la mezcla estándar suele ser a partes iguales de drenaje y Akadama.

Con qué frecuencia se debe trasplantar un bonsái

La frecuencia varía según la especie. En general los bonsái jóvenes crecen más que los bonsái maduros, y necesitan un trasplante más frecuente. Puede variar mucho la frecuencia de trasplante desde los frutales que se trasplantan por norma general anualmente, a las coníferas que pueden trasplantarse cada 4 a 6 años aproximadamente.

Estas cifras son orientativas, ya que hay que observar individualmente cada árbol para saber cuando precisa el trasplante.

Qué debe tenerse en cuenta después de un trasplante

Un trasplante en la época adecuada no supone una gran dificultad para el árbol. Pero hasta que las raíces empiecen a trabajar de nuevo, lo protegeremos del viento y del sol hasta que empiece a brotar, pulverizando las hojas con frecuencia.

Herramientas para bonsái

HERRAMIENTAS PARA BONSÁI

Son muchas las herramientas que utiliza un profesional del bonsái, pero las herramientas básicas para poder trabajar un bonsái con un mínimo de comodidad, son (de izquierda a derecha en la imagen):

  • Tijera fina: sirve para pinzar las ramas finas.
  • Tijera gruesa: sirve para podar ramas medias.
  • Tijera cóncava recta: sirve para podar las ramas gruesas.
  • Tijera vaciadora: sirve para aplicar los cortes de la poda.

Fitosanitarios para bonsái

Los fitosanitarios básicos serán los necesarios para el tratamiento de plagas o enfermedades en caso de que se presenten, los complementos vitamínicos y el abono líquido.

Las macetas de bonsái

Las macetas de bonsái son bastante más planas que las utilizadas generalmente en horticultura. El color y forma de estas macetas ha de armonizar con las formas del árbol. Los árboles de hoja perenne realzan mejor la oscuridad de su follaje, con las macetas de gres marrón oscuro sin esmaltar. Los árboles de hoja caduca de follajes más brillantes, o aún mejor los frutales de vistosas floraciones, realzan mejor sus características con las macetas esmaltadas de colores discretos.

Cómo cuidar un bonsái según el árbol

Aprende las especificidades en cuanto a los cuidados a aplicar a las principales especies de árboles de bonsái.