Cómo cuidar un bonsái de Carmona

En esta página encontrarás los cuidados específicos que debes conocer para saber como cuidar un bonsái de Carmona, puedes ampliar estos conocimientos en Cómo cuidar un bonsai.

El género Carmona forma parte de la familia de las boragináceas. Originario del sureste asiático, este árbol perennifolio se caracteriza además por florecer de forma abundante en primavera, y por la formación de unos frutos en forma de bayas rojas muy llamativas.

Cómo cuidar un bonsái de Carmona
Bonsái de Carmona

Cómo cuidar un bonsái de Carmona


Situación

Las carmonas están adaptadas a vivir en climas tropicales, donde temperatura y humedad son altas. Por ello, en nuestras latitudes, ha de situarse en el interior cuando la temperatura desciende por debajo de los 10 *C. En esta situación es conveniente vaporizar la copa con frecuencia.

Riego

El exceso de agua favorece el pudrimiento de las raíces por la entrada de hongos patógenos. Se trata además, 16 de un árbol que presenta unas necesidades hídricas moderadas, por lo que es conveniente dejar secar el sustrato entre riegos.

Abonado

Aún tolerando muy bien todo tipo de abonos,las carmonas no requieren grandes dosis de abono. Por ello, el abonado debe quedar limitado al período de crecimiento vegetativo (primavera-verano-otoño para las carmonas) y ha de hacerse con moderación, siguiendo las dosis indicadas por el fabricante.

Trasplante

El crecimiento de esta especie es muy lento, por eso no necesita un trasplante frecuente (puede hacerse cada 3 años perfectamente); el trasplante depende en parte del tamaño de la maceta y la mejor época para realizarlo es a finales de primavera, antes de que empiece a brotar.

Pinzado

Las carmonas deben pinzarse durante todo el año, puesto que el crecimiento es muy constante a lo largo del mismo. Una vez ha aparecido el brote nuevo y se han desarrollado completamente unas 7 u 8 hojas, se puede proceder al pinzado, cortando a partir de la segunda hoja nueva.