Cómo cuidar un bonsái de Manzano

En esta página encontrarás los cuidados específicos que debes conocer para saber como cuidar un bonsái de Manzano, puedes ampliar estos conocimientos en Cómo cuidar un bonsai.

Los manzanos (Malus sp.) son árboles que forman parte de la extensa familia de las rosáceas. Son muy conocidos por sus frutos y se hallan distribuidos por todo el mundo. Se trata de caducifolios de espectacular floración y fructificación.

Cómo cuidar un bonsái de Manzano
Bonsái de Manzano

Cómo cuidar un bonsái de Manzano


Situación

Son claramente árboles de exterior. Han de vivir a pleno sol si se quiere obtener floración y posterior fructificación, aunque en verano el sol puede quemar las puntas de las hojas. En invierno, como la mayor parte de los árboles de hoja caduca, soportan muy bien el frío e incluso las heladas.

Riego

Los manzanos tienen un consumo de agua elevado, sobre todo con la aparición de los frutos. Antes de la floración es conveniente reducir el riego, al igual que en invierno, ya que con la caída de las hojas se reducen muchísimo las necesidades hídricas de esta especie.

Abonado

El abonado frecuente es agradecido por los manzanos, sobre todo después de la formación de los frutos y durante todo el otoño. El resto del año ha de reducirse, mucho más durante la floración o entrado el invierno. Los quelatos de hierro vigorizan el aspecto de la planta.

Trasplante

Los manzanos han de trasplantarse cada año (dos veces como máximo). La época indicada para hacerlo es a principios de primavera, antes de que empiece a desarrollar la nueva brotación. El árbol produce raíces con mucha facilidad, por lo que se pueden cortar parte de ellas sin miedo.

Pinzado

Como en todos los árboles de hoja caduca, el pinzado se realiza a lo largo de todo el lapso de crecimiento vegetativo del árbol. De los brotes nuevos que salgan, cortaremos dejando dos hojas, aunque en los manzanos pueden dejarse crecer un poco más sin problemas.